Diseño de talleres de Formación – Definición del Objetivo

Definir el objetivo de la experiencia de aprendizaje, es una de las actividades más importantes para asegurar el éxito del espacio que estamos diseñando;  un objetivo claro y bien definido nos ayuda a identificar cuál es la metodología que debemos emplear a la hora de abordar al público que se quiere impactar.

La definición del objetivo, se realiza con la persona que está solicitando o contratando la experiencia; se debe evitar a toda costa  que esta actividad se delegue en otras personas de la organización.  Este es el momento de entender la problemática por la que atraviesa el área o empresa,  identificar cuáles son los intereses y  revisar las expectativas finales.  El líder debe estar involucrado en todo momento para asegurar el impacto positivo de cualquier espacio de aprendizaje.

Generalmente el cliente sabe que tiene una necesidad, pero no identifica cuál es la forma de abordarlo o en algunos casos identifica un problema y al profundizar nos damos cuenta que es otra la necesidad real.

Recomiendo en esta actividad utilizar la propuesta de George T. Doran, para crear objetivos inteligentes (Smart).

Specific (Específico): El objetivo debe ser lo más concreto posible. Todos deben quedar con una identificación precisa de la necesidad y entender qué se pretende lograr  en el taller  y el resultado que se espera del mismo.  La principal herramienta para utilizar en esta etapa es la indagación.

Medible (Measurable): EL objetivo debe ser medible. Todo evento debe tener un indicador que logre identificar, si se alcanzó el objetivo esperado.

Alcanzable (attainable): El objetivo debe ser ambicioso, un reto para nosotros pero posible. Se debe evaluar que el evento esté al alcance de todos los invitados, para ello es importante conocer el detalle de las personas que van a asistir y entender su contexto particular.

  • Realista (Realist): Debemos tener objetivos dentro de nuestras posibilidades (tanto por nuestros recursos disponibles, como por nuestra motivación por lograr dicho objetivo).  Un taller no genera milagros inmediatos ni podemos pretender solucionar todos los problemas que tiene una comunidad con un evento puntual,   debemos evitar crear falsas expectativas en el cliente y en los invitados al evento. Se debe cuidar sobre todo la coherencia con la estrategia del grupo que se va a impactar y el bienestar de los invitados

Diseño de talleres de formación – El aprendizaje

El aprendizaje es un aspecto ampliamente disertado por diferentes disciplinas del conocimiento, ha tenido abordajes desde la medicina y la neurociencia para entender desde la biología  cómo es el desempeño del  cerebro humano,   desde la sicología para entender los comportamientos humanos frente los retos de conocimiento, la sociología ha evaluado cómo se comportan las comunidades y cómo aprenden los seres humanos en diferentes grupos y contextos  y la pedagogía dedica gran parte de sus tratados a entender  y buscar la mejor forma de llegar a los grupos o personas para que éstos logren asimilar los conceptos que se imparten.

Aprendizaje desde la perspectiva biológica.

El aprendizaje desde la perspectiva biológica,  es una reacción química del cerebro a los estímulos que recibe  a través de los diferentes sentidos de  visión, oído, tacto, olfato y  gusto;  estas percepciones pasan al cerebro en forma de vibraciones eléctricas a nuestra memoria de fijación y de allí pasan a la memoria de corto plazo,  esta memoria es capaz de retener información por aproximadamente unos  45 minutos.  Los datos pasan de la memoria de corto plazo,  a través de otro filtro  que los transforma en información mediante una reacción química, que se encarga de almacenar la información en la memoria de largo plazo.  Cuando la memoria de corto plazo está ocupada en su proceso, puede llegar a saturarse de información y por lo tanto  se produce el agotamiento,  requiriendo así un  tiempo de descanso,  es por ello que nos recomiendan realizar pausas cada cierto tiempo,  con el fin de darle oportunidad a la memoria para que se recupere y pueda seguir asimilando los conceptos nuevos.

 

Los  procesos químicos que requiere realizar nuestro cerebro demandan grandes cantidades de energía,  es por ello que el aprendizaje resulta más complejo cuando estamos cansados o hemos dormido mal;  también después de las comidas fuertes,  porque el cuerpo debe dedicar toda su energía a los procesos químicos que requiere la digestión.   Después del almuerzo es usual que  experimentemos la llamada marea alcalina,  que se define como el incremento pasajero del pH plasmático y urinario como consecuencia de la llegada de grandes cantidades de bicarbonato a la sangre y la pérdida concomitante de iones cloruro, todo aquello, a consecuencia de la liberación de hidrogeniones hacia la luz gástrica. Este evento metabólico se produce minutos después de iniciada una comida y es probablemente, la principal responsable de esa sensación de lasitud y ligera somnolencia que se siente después de consumir nuestros alimentos.

Otro factor que afecta los procesos cognitivos, está relacionado con la división del cerebro en dos hemisferios: El izquierdo responsable de la lógica, el lenguaje, los números,  el análisis, y  detalle paso a paso;  la parte derecha,  se encarga de las emociones,  lo visual, la intuición, la fantasía, la que diseña conceptos y admite las contradicciones.  Se podría decir que la parte izquierda es la cognitiva y la derecha la afectiva.