TRANSFORMACIÓN DIGITAL – IMPACTO EN LA EMPLEABILIDAD

 

La transformación digital está dando un cambio significativo al concepto de empleabilidad. Las nuevas modalidades de trabajo y de empleo están transformando la naturaleza de las relaciones laborales y las condiciones de los empleados que desarrollan la actividad productiva de las empresas. Las exigencias en materia de competencias profesionales se están convirtiendo en prioridad para las empresas que deseen retener su talento, pero también tendrán que contratar empleados con nuevas competencias y mayor especialización  en las nuevas tecnologías de forma que puedan seguir compitiendo, es apremiante que las organizaciones logren establecer una mezcla entre el desarrollo de sus colaboradores actuales y las nuevas contrataciones que requieren para mantenerse a la altura de los cambios tecnológicos. Los empleados se ven abocados a desarrollar nuevas competencias que los lleve a ser más competitivos y les permita reemplazar las formas tradicionales del trabajo que han realizado hasta el momento.

Si bien es cierto que se crearán nuevas oportunidades, especialmente para los trabajadores que tienen conocimiento en temas de tecnología y se han adaptado a las exigencias del mundo digital, también es cierto que el talento estará incorporándose a sectores nuevos, a empresas con rápido crecimiento y en algunas ocasiones aceptando ofertas que no son muy beneficiosas para su desarrollo profesional y personal.  El éxito de esta transformación digital está en que las empresas logren ofrecer a sus colaboradores la posibilidad de asimilar la transición y asegurar que la mayor parte de la fuerza laboral contratada pueda migrar a los nuevos empleos que se creen en condiciones de trabajo digno y remuneración justa.

Como resultado de la transformación digital, esperamos que las nuevas tecnologías mejoren el funcionamiento del mercado laboral. Para esto es necesario que se creen políticas públicas que ayuden a solventar los riesgos de desajuste entre la oferta y la demanda de competencias, y así lograr disminuir el desempleo.

 

También te puede interesar

 

 

FELICIDAD EN EL TRABAJO UTOPÍA O REALIDAD

Foto cortesía Pixabay.com

¿ESTÁS PREPARADO PARA EMPLEAR A LOS CYBORG?

“Ante algo que nos supera, muchas veces pretendemos prohibirlo en lugar de entenderlo”

"Ante algo que nos supera, muchas veces tratamos de prohibirlo o evadirlo en lugar de entenderlo"

 

 

Predecir el futuro ha sido una inquietud común a lo largo de la historia. Las pitonisas en el oráculo de Delfos se dedicaban a indagar sobre lo que depararía el futuro, interpretando las señales de la naturaleza y mensajes de los dioses.  Hombres y mujeres de gran renombre científico se dedican a debatir sobre las tendencias y la modernidad. Así que tanto a las pitonisas como a los futurólogos los une la misma inquietud y es la incertidumbre por el devenir. Los humanos nos inquietamos por saber qué va a ocurrir en los próximos días, meses y años. El desarrollo tecnológico está creciendo a velocidades abrumadoras, nos estamos enfrentando a una infinidad de cambios que en algunos casos no somos capaces de asimilar. El cambio digital nos supera y nos obliga a desarrollar nuevas capacidades para poder ir ajustándonos a esta nueva ola tecnológica.

Los avances en transformación digital están generando un mayor impacto en los modelos de liderazgo. El jefe capataz, quien se dedicaba a programar actividades, revisar que se cumpliera con un determinado proceso o el que mantenía pendiente de la hora de ingreso o salida de sus colaboradores para realizar llamados de atención y procesos disciplinarios está quedando en el olvido; este es un modelo de liderazgo que se agotó y no tiene cabida en las nuevas formas de trabajo.

Los líderes del futuro tendrán que desarrollar competencias que les permita acompañar a empleados con características de “súper humanos” los llamados cyborgs que cuentan con diferentes dispositivos electrónicos incorporados en su cuerpo que se encargan de monitorear y realizar acciones que complementan su desempeño biológico, permitiéndoles ampliar sus capacidades para ser más competentes en sus profesiones y en el desempeño de las labores.  En este aspecto los líderes se estarán enfrentando a personas con mucha capacidad de almacenamiento de información, pero que requieren un acompañamiento en el desarrollo de su proyecto vital conectado a los valores éticos y morales para asegurar resultados sostenibles y equilibrio.

La vida de un Cyborg podrá tener algunos altibajos que estarán relacionados con superar la inquietud que producen en los entornos laborales y sociales, lo que generalmente ocurre cuando se elige ser diferente. Las históricas luchas por superar la discriminación en los ambientes de trabajo evolucionan, ya no solo se tendrá en la discusión aspectos relacionados con la exclusión que se establece por color de piel, clase social, género e inclinación sexual. Empieza a ser relevante discutir y poner sobre la mesa temas relacionados con la inclusión de los humanos con capacidades aumentadas y el respeto a sus derechos.

El ingreso de la nueva fuerza laboral impondrá diversos retos a los empleadores, desde los que tienen que ver con estrategias para la aceptación de un talento cada vez más diverso, hasta temas tan operativos como es disponer de fuentes de energía donde sus futuros Cyborg puedan recargarse tranquilamente.

 

Otras entradas que pueden ser de interés

LA ECONOMÍA GIG – EMPLEOS DE CORTA DURACIÓN

Imagen cortesía de Pixabay.com

COMPETENCIAS PARA EL TRABAJO EN LA REVOLUCIÓN DIGITAL

 

” Vamos a contratar a personal más especializado todavía, pero también debemos seguir aprendiendo. Si no lo hacemos y nos conformamos con nuestro negocio principal, los cambios se producirán sin nosotros, nuestros conocimientos se quedarán atrasados deprisa y estaremos en peligro” JB

 

Los avances tecnológicos, el cambio climático y las nuevas demandas demográficas están generando un fuerte impacto sobre las competencias básicas y el conocimiento de los trabajadores que aspiran ingresar al mercado laboral del futuro y por supuesto para los que ya se encuentran laborando.

El futuro del trabajo demandará el desarrollo de competencias laborales que se ajusten a las exigencias de las nuevas formas de trabajo que nos están ofreciendo los avances tecnológicos, esto unido a la urgencia de tener un mundo más sostenible ambientalmente. En este sentido es necesario capacitar a los empleados y a la nueva generación de trabajadores en las competencias básicas que les permitan aprovechar las oportunidades tecnológicas, facilitando una formación dinámica a lo largo del ciclo de vida, asegurando que los empleados sigan el ritmo de la digitalización y sean flexibles para asimilar de forma rápida los factores de cambio que están afectando su entorno laboral y los espacios de trabajo.

Los cambios tecnológicos impactan los procesos que se realizan constantemente, por lo tanto surge la necesidad de capacitación continua de los empleados que realizan dichas tareas y se deben ajustar los programas de formación y entrenamiento para asegurar la permanencia de los empleados actuales en los puestos de trabajo. La digitalización y la robotización incrementan la necesidad de capacidades técnicas y también de análisis y resolución de problemas para poder acercar las empresas al mundo de la innovación. Por su lado la preocupación por un mundo más limpio estará impulsando nuevas oportunidades de trabajo en  temas relacionados con la creación responsable y la innovación en temas que tienen que ver con el uso eficiente de los recursos energéticos, la producción de energía limpia, el reciclaje, la reutilización, la comercialización de elementos que tengan un sello ambiental y de responsabilidad social.

Frente a este panorama es un hecho que seguirán tomando relevancia las carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería, la estadística y las matemáticas. Pero además de capacidades técnicas, se requerirán capacidades que permitan entender cómo se puede optimar el uso de la tecnología. Se requieren líderes que sean capaces de comprender al ser humano, la resistencia que puede tener al cambio y la forma como se estará comunicando a con la tecnología, el entorno social y su nueva forma de trabajo en un mundo digital.

En este sentido es relevante que las empresas ajusten sus programas de formación y entrenamiento para ofrecer una educación continua y más relevante a sus colaboradores. Las Universidades y colegios deberían estar repensando el modelo académico; se requiere una revisión urgente al método de enseñanza tradicional en aulas encerradas, con clases magistrales y evaluaciones individuales donde no se privilegia la cocreación y la  colaboración. Los entes que ofrecen financiación para la educación y el gobierno tiene una gran oportunidad de presentar estrategias de fomento que faciliten espacios de desarrollo a fin de que las personas podamos acceder a una formación permanente.

 

También te puede interesar

 

 

PARACAÍDAS DE ORO – ATERRIZAJE FORZADO

Fotografía cortesia de Pixabay.com

LIDERANDO LA HUMANIDAD AUMENTADA

 

Las nuevas formas de trabajo que llegaron con la industria 4.0, están imponiendo también una nueva forma de liderar a los empleados. Los jóvenes trabajadores son cada vez más especializados, con más conocimiento técnico y menos interacción humana. Se requieren líderes que se aparten de los conceptos de gestión tradicional y aprendan a interpretar a la nueva generación. No podemos seguir gestionando el talento como se hacía en la primera revolución industrial o como se gestionaba hace cinco o diez años, debemos aprender a interactuar y liderar con mayor énfasis en la humanidad, entendiendo la tecnología como un habilitador para ser más humanos.

Se requieren líderes más humanos, comprometidos con el desarrollo sostenible de las nuevas generaciones de los  trabajadores del conocimiento y de la innovación

Los empleados de cualquier generación, ya no nos conformamos con el pago de cada quincena, queremos trabajos que nos brinden satisfacción y que aporte significado a nuestra vida, queremos estar felices y sentir que el sitio donde laboramos nos provee conexión con las emociones positivas; esto no es cuestión de deseos de la  generación de los denominados millennials, es algo que queremos todos los seres humanos, hacer trabajo con sentido de propósito. Por esta razón necesitamos líderes más humanos que entiendan la tecnología, lideren los cambios e iluminen los caminos de los equipos que guían. Para liderar la Humanidad Aumentada se requiere:

Involucrarse con su equipo de trabajo. Atrás va quedando eso de que el jefe está aislado de los colaboradores y solo sale de su oficina para pedir cuentas.

Mantenerse actualizado. Las nuevas tendencias cambiaron la forma de relacionarnos y de interactuar.

Liderar a su equipo con amor. Ser líder implica guiar a que otros crezcan y se conviertan en su mejor versión. Pueda que Usted no entienda la forma como actúan las nuevas generaciones, pero ellos entenderán y aceptarán su liderazgo si encuentran en Usted a un ser humano que los acompaña y ayuda.

 

También te puede interesar:

 

 

TALENTO 4.0 Y LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Foto cortesía de Pixabay.com

APRENDE A DELEGAR Y MAS TRANQUILO VIVIRÁS

 

 

La microgestión es una de las prácticas más arraigadas en los jefes, quienes están tan entusiasmados con revisar al detalle informes, entender la minucia de las cosas y tratar de estar enterados de todo lo que pasa en la organización, que rara vez tienen tiempo para dedicarse a la estrategia del negocio y a la visión global que se les está pidiendo cada vez con mayor intensidad. Muchos jefes evitan delegar, porque no han desarrollado las competencias que se requieren para lograr empoderar a sus colaboradores y en la mayoría de los casos porque no han incorporado el valor de la confianza a su dinámica de trabajo.

Los líderes están llamados a movilizar la innovación y a propiciar que los empleados a su cargo logren resultados sobresalientes, pero será imposible lograr estos resultados cuando su visión está centrada en la tarea específica y no son capaces de delegar por miedo a perder el control sobre la rutina diaria.

Para empoderar a los empleados a cargo, no es necesario renunciar a las actividades y dedicarse a vivir en la nebulosa, en su lugar el líder que empodera a su equipo acompaña y guía a sus colaboradores, está profundamente comprometido con el coaching  y con la  mentoría, propiciando el desarrollo de sus empleados y el trabajo colaborativo, una vez que se han librado de las actividades rutinarias tienen tiempo suficiente para interactuar con sus empleados, observarlos en el trabajo y proporcionarles valiosos comentarios y retroalimentación efectiva sobre la forma de mejorar su desempeño. Así que cuando los líderes toman la confianza suficiente para delegar, pueden dedicar más tiempo a observar y se vuelven más conscientes de los avances que han logrado sus equipos, de las responsabilidades que una persona concreta ésta preparada para asumir, elaboran planes de desarrollo personalizados y crean un ambiente de camaradería y confianza. Delegar se convierte, por tanto, en una decisión mucho más informada y meditada haciendo un ejercicio que consiste en observar, acompañar, confiar y retroalimentar.

Si le cuesta delegar en su equipo, empiece a observar su desempeño y la proyección que está logrando. ¿Está lleno de tareas que podrían estar realizando otras personas?

También puede ser de tu interés

¿ES EL MOMENTO DE BUSCAR UN NUEVO EMPLEO?

 

 

Imagen cortesía de pixabay.com