LIDERAZGO PERSONAL

Existen personas que cuando se cruzan  en nuestro camino,  son capaces de inspirarnos a sacar lo mejor de nosotros;   líderes que  inspiran y seducen con su forma de ser,  con su modo de hablar y con lo que hacen cada día para construir un mundo mejor.  Todos tenemos la capacidad de realizar cosas extraordinarias y desarrollar nuestro mayor potencial,  desafortunadamente muchos  evitamos los esfuerzos y preferimos quedarnos en el mundo de las excusas.  Cada vez que culpamos a otros o damos excusas estamos entregando nuestro poder y debilitando nuestro liderazgo personal.  Cuando dejamos de ser víctimas,  cuando nos convertimos en  protagonistas y tomamos las riendas de nuestro propio camino,  empezamos a ser los líderes de nuestra propia vida y a trascender.

 

El Ser Humano  está determinado por tres aspectos,  que influyen decididamente en la persona que se es,  algunos autores hablan de: Emoción,  cuerpo y Lenguaje;  otros hablan de: Ser, Saber y Hacer y para otros: Espíritu,  mente y cuerpo;  lo cierto es que todos se refieren en diferentes palabras a la misma trilogía que nos constituye en seres humanos únicos e irrepetibles.  En el mundo del liderazgo,  bien sea laboral,  familiar o social,  es muy importante  que lo que se dice,  piensa y hace esté alineado,  esto habla de una característica supremamente importante para lograr ser una persona  que inspira y que logra seguidores llamada COHERENCIA.

 

Podemos visualizar nuestra personalidad como un tablero de dardos.

 

  • El centro de este tablero y por lo tanto el punto más valioso está ocupado por   nuestros valores,  esos principios que rigen nuestra vida y que no estamos dispuestos a negociar bajo ninguna circunstancia.  Para empezar un proceso de liderazgo personal,  es bien importante definir claramente cuáles son esos valores que rigen su vida,  es un buen ejercicio realizar una lista con no más de 4 valores y definir porqué son tan importantes en su vida.  Ej.  Respeto, Honestidad, Perseverancia, Integridad, Solidaridad, Generosidad.  Estos valores determinan en buena medida la forma como nos relacionamos con los otros y lo que esperamos.
  • En el círculo siguiente se encuentran las creencias,  es el conjunto de principios ideológicos de una persona,  aquello de lo que tenemos certeza  y de lo  que estamos convencidos;  generalmente las creencias están influenciadas por  lo que aprendimos en la infancia,  en nuestro círculo familiar, social o laboral;  las creencias  son el reflejo de la  cultura y el entorno en el cual vivimos.  En este aspecto vale la pena reflexionar sobre cuáles son sus creencias más arraigadas y estas creencias donde fueron formadas.  Ej.  La religión que profesa,  la discriminación o no  por otras personas, las creencias sexuales,  en fin todo lo que conforme su mundo de creencias.
  • El tercer círculo está determinado por nuestras expectativas;  dependiendo de nuestros valores y nuestras  creencias,  tenemos expectativas de que algo pase o de que las personas nos traten de cual o tal manera;  por lo tanto nuestros valores y creencias determinan lo que esperamos de la vida y de los seres humanos con quienes nos relacionamos.  Este aspecto es muy importante cuando nos relacionamos con otras personas, porque debemos entender que cada ser humano tiene expectativas diferentes, que dependen  de su historia,  sus creencias y  sus valores;  es por ello que ante una misma situación dos personas pueden reaccionar diferente.  Dedicar un tiempo a pensar sobre lo que esperamos y derrumbar falsas expectativas.  Algunas  preguntas que nos deberíamos hacer son: ¿Eso que espero depende de mí?, ¿Qué pasa si no sucede lo que espero?,  ¿Qué logro con esto que espero?
  • La actitud es el resultado externo de nuestro interior;  nuestros valores,  creencias y las expectativas que tengamos,   serán reflejados en la actitud frente a las situaciones que se nos presenten.
  • Los actos,  son los que finalmente movilizan todo lo que tenemos en nuestro interior.  La acción es la única que puede llevarnos a ejercer un liderazgo definitivo sobre nuestra vida y a impactar a otros,  solo si actuamos somos  protagonistas de nuestro mundo;  podemos tener maravillosas ideas,  pero si no las implementamos no son más que pensamientos que se perderán en el universo.REFLEXIÓN
  •  
  • ¿Qué tan definidos tiene sus valores?
  • ¿Cuáles son sus creencias?,  ¿De dónde surgen estas creencias?,  ¿Qué tanto bien o mal le hacen estas creencias?
  • ¿Cómo es su actitud frente a las situaciones difíciles que se le presentan en la vida?, ¿Qué tan positivo es frente a las situaciones?
  • ¿Es víctima o actor de su propia vida?
  • ¿Qué cosas sabe que son importantes y la ha aplazado?Referencias bibliográficas:
  • SHARMA ROBIN,  El líder que no tenía cargo
  • ___________________________________________________________________________________________________________________________

TRACY BRIAN,  Metas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *