TRABAJO Y FAMILIA ¿CÓMO CONCILIAR ESTA RELACIÓN?

 

Pueda que alguna de las situaciones que voy a relatar a continuación le sea conocida, bien porque la viva personalmente, o porque en su entorno existen colaboradores que le han relatado casos similares o incluso mucho más complejos.

Reunión programada a última hora justo cuando va saliendo para la conferencia obligatoria de padres familia.  Terminar la presentación para el comité que se realizará a primera hora y los niños no quieren ir a dormir temprano.   Reunión con clientes y su chat está a reventar por los mensajes que deja su hijo pidiendo permiso para ir a una actividad extracurricular que le dará mejores notas.  Organizar la sesión de estrategia del equipo, mientras en su cabeza están rondando temas que dejó pendientes como son las vacunas de los niños o el arreglo de la nevera que no para de sonar.

Ser un padre o madre trabajador no es una novedad, porque a lo largo de la historia de la humanidad han existido familias que crecen en torno a los ambientes de trabajo, sin embargo, en este momento los trabajadores del conocimiento se están enfrentando a mayores demandas de tiempo laboral, las jornadas se han empezado a extender no solo a los ambientes de trabajo, sino también los hogares. La exigencia por mantenerse actualizado y al día de todo lo que ocurre, está llevando a que los empleados mantengan disponibles 7×24, bien sea desde sus teléfonos móviles o conectados a las herramientas que les provee la empresa para que atiendan de forma remota cualquier requerimiento urgente. Nos hemos obsesionado por la sensación de no hacer lo suficiente, nos preocupamos por no saber todo lo que ocurre en el entorno, así que entre tanta necesidad de estar en todo vamos desplazando las cosas que realmente importan. Al final se termina con sentimientos de no valía y pérdida del sentido de proporción, para luego darse cuenta de que las cosas que realmente deben ser valoradas pueden colapsar.

El problema no está en que las empresas sean exigentes con el trabajo o que le entreguen dispositivos para mantenerlo conectado, o que le asignen muchos viajes y no tenga tiempo para logar mantener su vida familiar, el problema radica en cómo Usted realiza la priorización de las cosas que valora y empieza a poner cada una en el lugar que le corresponde. Existen algunas técnicas simples y efectivas para superar la emocionalidad de que no está logrando el desempeño que necesita tanto en su hogar como en su trabajo. Cualquier padre trabajador puede empezar a aplicar estas sencillas prácticas para sentirse más tranquilo y equilibrado.

Mantener la agenda actualizada y priorizar

Las reuniones laborales son muy importantes y requieren toda la atención, pero la cita médica para programar detalles de última hora sobre el nacimiento de su bebé puede ser decisiva para la relación futura como familia. La mayoría de los padres trabajadores se concentran en superar el día a día, sin embargo, ahora es importante definir un plan que abarque no solo la responsabilidad laboral sino también la familiar. No existen recetas mágicas para definir la mejor opción que logre conciliar los objetivos profesionales y familiares, la definición del éxito depende de lo que cada persona quiere lograr, así que algunos priorizarán en torno a las tareas laborales y otros a las familiares, ninguna es mejor que otra, es cuestión de identificar claramente lo que quieres arriesgar en la vida y cómo manejarás las prioridades para alcanzar la tranquilidad y el bienestar personal.

Realizar lista de tareas  

Mantener una lista de las cosas que se deben realizar e ir completando, nos da un sentimiento de que hemos cumplido.  Las tareas inconclusas nos torturan y ocupan nuestro espacio mental creando mucho ruido emocional y tensión. La lista de tareas es necesaria y debe alentar a mantener el entusiasmo por realizar las cosas. Un truco para que la lista no se convierta en una tortura adicional por tener tantos temas inconclusos, es poner las tareas en forma de reto e ir eliminando a medida que se avanza. Luego revise esta lista y celebre  todo lo ha hecho y los avances que ha obtenido en cada una de las dimensiones tanto la familiar como la laboral.

Cuidarse a sí mismo

Aunque tenga muchas cosas por hacer y de Usted dependan muchas personas, recuerde que siempre es necesario dedicar tiempo al descanso. Hace unos años cuando mis hijos eran aún bebes, asistí a  un cheque médico; al revisar los exámenes y evaluar el riesgo familiar, el doctor me recomendó hacer ejercicio regularmente, para lo que insistió debía inscribirme a un gimnasio y hacer al menos una hora diaria de ejercicios de cardio con asesoría de un instructor, lo anterior dado los riesgos que estaba evidenciando en mi historia clínica y con la evolución de los exámenes de laboratorio que le estaba presentando; mi respuesta automática fue que tenía un empleo de tiempo completo y dos pequeños que me requerían mis cuidados, así que no podía sacar más tiempo fuera de lo que dedicaba al trabajo para irme en las noches a un gimnasio. El hombre sabiamente respondió “Si no te cuidas a ti, los pequeños estarán sin mamá dentro de poco”, esto fue algo que me dejó bastante inquieta, a partir de ese momento entendí que el cuidado de mi misma, debía ser una prioridad en mi vida.

“Las personas pasan las empresas perduran” Así que en unos años la empresa no recordará quién fuiste, tu familia siempre te recordará como el padre o la madre que formó un hogar.

Otras entradas de interés

 

cuidArte, el Arte de la transformación

Imagen tomada de Pixabay.com

Una respuesta a “TRABAJO Y FAMILIA ¿CÓMO CONCILIAR ESTA RELACIÓN?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *