PARACAÍDAS DE ORO – ATERRIZAJE FORZADO

 

Se denomina paracaídas de oro a un contrato blindado, que consiste en establecer un acuerdo entre la empresa y un empleado (por lo generar altos cargos). En estos acuerdos se estipula que un ejecutivo recibe ciertos beneficios en caso de suspensión del contrato que lo vincula con la compañía. Los paracaídas de oro no son nuevos en el medio empresarial, lo increíble es que se están concediendo incluso a directivos que salen en medio de escándalos relacionados con temas de acoso y soborno.

Pero si existen compañías que ofrecen paracaídas de oro a sus altos ejecutivos, otro cuento es el que ocurre con el resto de los empleados a quienes se les ofrece acuerdos que poco sirven para proteger el aterrizaje de un despido inesperado. Esto es lo que ocurre con la terminación de contratos de trabajo con la modalidad de acuerdo entre las partes; lo que algunos empleados consideran como un tipo de negociación del retiro, en realidad es una forma de disfrazar los despidos masivos que se han estado dando los últimos años en las grandes empresas. En este tipo de “despido acordado” el empleado no tiene posibilidad de negociar nada con la parte dominante que es el empleador, generalmente la transacción financiera tiene el mismo valor económico que tendría un despido sin justa causa, pero le quita algunas posibilidades en otros aspectos como es poder acceder al beneficio de un seguro por desempleo o cualquier tipo de reclamación a futuro.  Te has preguntado entonces ¿porqué las empresas buscan a toda costa convencer a los empleados para que firmen un documento de acuerdo de terminación laboral?  El beneficio principal radica en que se blindan de futuras demandas por despido injustificado, adicionalmente estos retiros no quedan registrados como un despido sino como una transacción entre las partes y por lo tanto cuando se están realizando grandes procesos de retiro de empleados, el ministerio no los  puede incluir en las estadísticas de despidos y así evitan ser sancionados por hacer despidos masivos sin justificación.

La nueva tendencia de empleos de corta duración o Gig Economy, empieza a crear nuevas necesidades en los empleados y retos para las compañías. Las organizaciones tendrán que repensar su estrategia de retención de un talento cada vez más escurridizo y menos dispuesto a permanecer en ambientes que no estén alineados con su propósito de vida.

También te puede interesar:

¿Tenemos Derecho a Trabajar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *