¿BUSCANDO EMPLEO? CUIDA TU MARCA PERSONAL

 

“El pasado es la arcilla que el presente labra a su antojo. Interminablemente.” Jorge Luis Borges

Cuando te expones al mercado laboral tienes una marca profesional y personal que debes mantener acorde a lo que quieres proyectar y a lo que aspiras obtener en los empleos a los cuales te estás postulando. La identidad pública tiene que ver con el mercadeo y la forma como ofreces tus servicios al mercado laboral. Pero incluso cuando piensas que eso del marketing no está alineado con tus aspiraciones ni con tu forma de ser, también tienes una identidad pública y por consiguiente una marca personal.

La marca personal afecta todo lo que haces, impacta positiva o negativamente a los especialistas de selección, involucran a los que te recomiendan y es la forma de que el mundo te reconozca sea que estés interesado en vincularte laboralmente o no. Por eso recomendamos mantenerla con mucho esmero y tener presente que cada cosa que haces impacta tu identidad pública.

¿Y qué es una marca? Según la Superintendencia de Industria y Comercio, una marca es una categoría de signo distintivo que identifica los productos o servicios de una empresa o empresario.  Pero si analizamos con mayor detalle una marca es también una serie de cualidades y lo que piensan de ella las personas.

Los seres humanos tenemos también asociada una marca o identidad pública, es el conjunto de características por el que nos identifica nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo y en general todas las otras personas con las que nos relacionamos. Generalmente nos esforzamos porque las personas tengan una buena impresión de nuestra forma de interactuar con ellos y mantener las relaciones de forma saludable.

Cuando te encuentras en búsqueda activa de empleo la marca personal recobra importancia, porque estarás en el radar de muchas personas que interactúan con tus solicitudes de empleo, buscan tus referencias, evalúan tus perfiles en las redes sociales y hacen cruce de información. El interés se debe centrar en que tu marca personal sea asociada con la profesión y la experticia que estás ofreciendo al posible empleador y que ésta marca sea asociada a cosas positivas ya que esperas que los posibles empleadores reciban con agrado tu curriculum y lo tengan en cuenta para una posible vacante o que incluso lo recomienden.

Tu marca personal existe incluso cuando no le estás dedicando atención. Pero si quieres tener mayor posibilidad de aparecer en las búsquedas de los reclutadores de talento y que tu hoja de vida se destaque de entre miles de candidatos debes cuidarla con mucho esmero.

La marca personal de un profesional radica en el manejo de los siguientes aspectos: identidad pública, experiencia y reputación.

  • Identidad Pública: La marca personal tiene que ver con la percepción que las personas tienen de ti. Por lo tanto se recomienda ser cuidadoso con lo que se publica en las redes, la forma de relacionarse con el entorno y el manejo de imagen que quieres proyectar.
  • Experiencia: Estamos en un mundo que valora las experiencias memorables. Así que tu posicionamiento profesional dependerá de la experiencia que el posible empleador tenga contigo desde mucho antes de darte la primera entrevista. Esa experiencia empieza desde la construcción de tu curriculum, la forma como lo enviaste tu candidatura a la empresa, en fin, la primera referencia que esa persona encargada de seleccionar tenga de ti. Puede ser una publicación en un buscador de talento, puede ser algo que publicaste en las redes sociales, puede ser una referencia de alguien que trabaja dentro de la compañía. Si quieres desarrollar una carrera exitosa como escritor, tu reputación debe preocuparte.
  • Reputación: Esta característica se construye a medida que tu vas trabajando en el mantenimiento de tu marca personal. Es el resultado de la percepción que tienen de ti (Identidad Pública) y la forma como se ha entablado la relación contigo y con tu proceso de laboral (experiencia). Cuando nos esmeramos en cuidar la percepción y la experiencia es posible mantener una buena reputación.

También te puede interesar:

FELICIDAD EN EL TRABAJO UTOPÍA O REALIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *