Herramienta – Reflexión Personal

Existen diferentes momentos en  la vida,  que son propicios para reflexionar sobre el  sentido de propósito de nuestra existencia.  Estas  evaluaciones, generalmente  se presentan en  aquellas etapas que marcan nuestro camino.  Algunas de ellas son:   el fin de la etapa escolar, momento en el que  nos sentimos  mayores y debemos tomar decisiones que nos impactarán para siempre;   la elección de pareja,  cada que nos enfrentamos a una nueva relación,  tenemos cuestionamientos sobre el futuro,  sobre lo que dejamos y lo que vamos a construir,  de  igual forma ocurre cuando tomamos la decisión de no continuar en una relación;  la elección de un nuevo empleo  o el momento de  dejar lo que hacemos para buscar otra forma de vida;   el diagnóstico de enfermedad grave  y cuando llega el tiempo del retiro; estas entre muchas otras que se presentan a cada persona en su diario vivir.

Es recomendado que la reflexión personal no esté ligada solo a  esos momentos trascendentes de nuestra existencia,  que no sea un ejercicio derivado de una noticia catastrófica o impulsado por las situaciones adversas de la vida;  lo ideal es que la reflexión personal,  sea un espacio habitual de encuentro con nosotros mismos y que nos sirva como una  herramienta de constante conocimiento y crecimiento personal.

Pasos para realizar un ejercicio de Reflexión

Momento de preparación.

  • Elige el aspecto de tu vida sobre el cual quieres trabajar,   cualquier situación, emoción o tema que quieras revisar en el momento de tu reflexión, aquello que te está dando vueltas en la cabeza y que quieres entenderlo mejor.   Puede ser algo tan cotidiano como la reunión que tuviste en la mañana o algo tan trascendente como tu situación laboral.
  • Prepara el espacio para realizar tu ejercicio, en lo posible que sea un sitio que te inspire, donde te sientas cómodo y en el que puedas estar a solas contigo mismo sin tener distractores.

Momento de reflexión

  • Realiza un ejercicio previo de respiración profunda. 5 veces como mínimo o  hasta que sientas que tu cuerpo está relajado y cómodo.    Inhalas por la nariz y llevas el aire hasta el estomago, contienes el aire durante 1,2,3,4,5 y luego sueltas muy despacio.
  • Relaja tus músculos, empezando por los dedos de los pies, vas subiendo, recorriendo tu cuerpo con el pensamiento hasta llegar a la cabeza. Luego estiras todo tu cuerpo y estás preparado para empezar a escribir.
  • Deja que tus pensamientos fluyan y ve escribiendo lo que vas pensando. Trata de escribir al menos 10 minutos, sin interrupción y sin juzgar lo que escribes, solo registra lo que pasa por tu mente.
  • Lee lo que acabas de escribir
  • Responde las siguientes preguntas:
    • ¿Cómo te sientes?
    • ¿Qué pasa en tu cuerpo cuando piensas en la situación que acabas de escribir y leer?
    • ¿Qué puedes hacer para que este tema no siga dando vueltas en tu cabeza?
    • ¿Quién te puede ayudar a solucionar lo que has evidenciado?
    • ¿Qué es lo peor que puede pasar? Y si eso pasa ¿Qué te pasará a tí?
    • ¿Qué puedes empezar a hacer a partir de este momento para cambiar la situación?

Momento de Cierre

Finaliza tu ejercicio de reflexión, respirando como se indica a inicio del proceso de reflexión,  levántate lleva tus brazos hacia arriba y  finaliza con  fuerte grito que te llene de energía vital para tomar las riendas de tu propio destino.

4 opiniones en “Herramienta – Reflexión Personal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *