EL SALARIO NO COMPRA LA FELICIDAD – PERO AYUDA MUCHO

La remuneración laboral es un factor determinante a la hora de que un candidato tome la decisión de elegir uno u otro empleo; de la misma forma el salario es determinante para que los empleados elijan quedarse en una empresa o emprender la búsqueda de un nuevo empleo. Si bien se ha pensado que el salario no es el factor más determinante para que un equipo sea productivo y se sienta satisfecho con la empresa, si podemos asegurar que es uno de los factores más tangibles a la hora de elegir un cambio de empleo.

¿A mayor salario más felicidad?

En las encuestas de retiro que tuve oportunidad de realizar a un gran número de empleados durante mi vida laboral, pude identificar que el parámetro de máxima satisfacción con la empresa no era precisamente el salario, como sí lo eran el estilo de liderazgo, la cultura organizacional y los valores que la empresa promovía. El hecho de que la remuneración no sea el principal motor de satisfacción puede tener su asiento en la teoría “Teoría de los sentimientos morales,  Adam Smith (1723-1790), donde se afirma que las ganancias económicas no nos hace más felices.

“De la belleza que la apariencia de utilidad confiere a todas las producciones
artísticas, y de la generalizada influencia de esta especie de belleza.”

Las recompensas económicas suelen ser una satisfacción momentánea, porque a medida que se incrementa el salario, incrementan inmediatamente las prioridades de gasto. Generalmente cuando a alguien se le asciende en una organización y por lo tanto se le incrementa el salario surgen necesidades de mantenerse a tono con el ambiente en el que se encuentra y el deseo de tener una imagen positiva que sea aceptada por el entorno laboral. En los cargos más altos es posible que los empleados den mayor importancia a otros aspectos como son la cultura y el liderazgo, anteponiéndolos a su recompensa salarial. En los cargos operativos el salario reviste una importancia superior, puesto que su remuneración es el sustento base para sí mismo y en la mayoría de los casos para una familia completa.

La cultura organizacional, el tipo de liderazgo, los valores institucionales y la calidad de vida son aspectos muy importantes para los candidatos que están en búsqueda de un nuevo empleo, sin embargo, el salario es el elemento más tangible a la hora de elegir entre varias ofertas de empresas rivales, los otros aspectos pueden ser sólo postulados de una estrategia no cumplida, pero el salario si se puede ver y negociar. Si su empresa pretende atraer talento al mejor talento, el sueldo y los beneficios competitivos siguen siendo cruciales para lograrlo. Pero tenga mucho cuidado porque a pesar de que su empresa ofrezca una buena remuneración y esto ayude a contratar talento nuevo, es necesario invertir en construir una cultura corporativa, tener valores positivos, invertir en formación y apoyar el desarrollo del talento para asegurar la retención y el compromiso de sus colaboradores con el trabajo dentro de la empresa.

También te puede interesar este artículo

SALARIO INTEGRAL – ¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA A LA HORA DE UNA NEGOCIACIÓN SALARIAL?

LA GUERRA POR EL MEJOR TALENTO

Uno de los postulados que hace carrera en el argot empresarial es que el “Talento es la clave del éxito”, por esta razón la mayoría de las empresas exitosas se aseguran de que en su nómina estén los talentos más destacados del mercado laboral y dedican grandes esfuerzos a reclutar y retener a los mejores. Sin embargo, es posible que las empresas más destacadas tengan la misma proporción de talento destacado a lo que tienen las otras que no son tan exitosas. Entonces en qué puede radicar el éxito de algunas empresas frente a otras que no logran alcanzar el óptimo desempeño de sus empleados. Lo que separa a las empresas de mayor rendimiento de las demás es la forma cómo asignan el talento clave en cargos en los cuales sus empleados pueden brillar y sentirse motivados.

Contratar a los mejores y darles asignaciones que no les permita el desarrollo de su potencial es una forma de desperdiciar el talento así que la clave está en la forma como el equipo de trabajo alcanza la mayor productividad creando espacios que posibiliten el alto desempeño.  La cantidad de talento estrella no crea diferencia cuando la empresa no está habilitada para que este talento pueda mostrarse al máximo.

La creencia de que a todos se debe tratar por igual puede debilitar y generar conformismo entre los más destacados, creando una espiral de mediocridad. Las compañías de mayor rendimiento despliegan su talento estrella de forma intencionadamente no igualitaria. Es decir, concentran sus estrellas en áreas donde estos individuos pueden tener el mayor impacto sobre el rendimiento de la empresa.

¿Qué prácticas debería adoptar su empresa para aprovechar al máximo el talento estrella?

Identificar el talento de alto potencial.  El reconocimiento es importante para los empleados de alto desempeño, por lo tanto la organización debe identificar cuál es el talento clave de la empresa y estructurar un plan de desarrollo.

Permitir que acceda a posiciones retadoras. La nueva generación de talentos se mueve principalmente por retos, por lo tanto la empresa debe estar atenta a que su talento estrella esté en las posiciones que le generen motivación y reto.

Ubicar el talento en las posiciones adecuadas. Es posible que un talento brillante esté relegado a una posición que no es indicada o que haya elevado a la persona a su nivel de incompetencia.

 

No se necesita todas las estrellas del firmamento para que la empresa sea de clase mundial, necesita identificar dónde ubicar a cada una para lograr iluminar el camino al éxito.

Puede ser de interésImá

 

¿ES EL MOMENTO DE BUSCAR UN NUEVO EMPLEO?

Imagen tomada de Pixabay.com

TRABAJO Y FAMILIA ¿CÓMO CONCILIAR ESTA RELACIÓN?

 

Pueda que alguna de las situaciones que voy a relatar a continuación le sea conocida, bien porque la viva personalmente, o porque en su entorno existen colaboradores que le han relatado casos similares o incluso mucho más complejos.

Reunión programada a última hora justo cuando va saliendo para la conferencia obligatoria de padres familia.  Terminar la presentación para el comité que se realizará a primera hora y los niños no quieren ir a dormir temprano.   Reunión con clientes y su chat está a reventar por los mensajes que deja su hijo pidiendo permiso para ir a una actividad extracurricular que le dará mejores notas.  Organizar la sesión de estrategia del equipo, mientras en su cabeza están rondando temas que dejó pendientes como son las vacunas de los niños o el arreglo de la nevera que no para de sonar.

Ser un padre o madre trabajador no es una novedad, porque a lo largo de la historia de la humanidad han existido familias que crecen en torno a los ambientes de trabajo, sin embargo, en este momento los trabajadores del conocimiento se están enfrentando a mayores demandas de tiempo laboral, las jornadas se han empezado a extender no solo a los ambientes de trabajo, sino también los hogares. La exigencia por mantenerse actualizado y al día de todo lo que ocurre, está llevando a que los empleados mantengan disponibles 7×24, bien sea desde sus teléfonos móviles o conectados a las herramientas que les provee la empresa para que atiendan de forma remota cualquier requerimiento urgente. Nos hemos obsesionado por la sensación de no hacer lo suficiente, nos preocupamos por no saber todo lo que ocurre en el entorno, así que entre tanta necesidad de estar en todo vamos desplazando las cosas que realmente importan. Al final se termina con sentimientos de no valía y pérdida del sentido de proporción, para luego darse cuenta de que las cosas que realmente deben ser valoradas pueden colapsar.

El problema no está en que las empresas sean exigentes con el trabajo o que le entreguen dispositivos para mantenerlo conectado, o que le asignen muchos viajes y no tenga tiempo para logar mantener su vida familiar, el problema radica en cómo Usted realiza la priorización de las cosas que valora y empieza a poner cada una en el lugar que le corresponde. Existen algunas técnicas simples y efectivas para superar la emocionalidad de que no está logrando el desempeño que necesita tanto en su hogar como en su trabajo. Cualquier padre trabajador puede empezar a aplicar estas sencillas prácticas para sentirse más tranquilo y equilibrado.

Mantener la agenda actualizada y priorizar

Las reuniones laborales son muy importantes y requieren toda la atención, pero la cita médica para programar detalles de última hora sobre el nacimiento de su bebé puede ser decisiva para la relación futura como familia. La mayoría de los padres trabajadores se concentran en superar el día a día, sin embargo, ahora es importante definir un plan que abarque no solo la responsabilidad laboral sino también la familiar. No existen recetas mágicas para definir la mejor opción que logre conciliar los objetivos profesionales y familiares, la definición del éxito depende de lo que cada persona quiere lograr, así que algunos priorizarán en torno a las tareas laborales y otros a las familiares, ninguna es mejor que otra, es cuestión de identificar claramente lo que quieres arriesgar en la vida y cómo manejarás las prioridades para alcanzar la tranquilidad y el bienestar personal.

Realizar lista de tareas  

Mantener una lista de las cosas que se deben realizar e ir completando, nos da un sentimiento de que hemos cumplido.  Las tareas inconclusas nos torturan y ocupan nuestro espacio mental creando mucho ruido emocional y tensión. La lista de tareas es necesaria y debe alentar a mantener el entusiasmo por realizar las cosas. Un truco para que la lista no se convierta en una tortura adicional por tener tantos temas inconclusos, es poner las tareas en forma de reto e ir eliminando a medida que se avanza. Luego revise esta lista y celebre  todo lo ha hecho y los avances que ha obtenido en cada una de las dimensiones tanto la familiar como la laboral.

Cuidarse a sí mismo

Aunque tenga muchas cosas por hacer y de Usted dependan muchas personas, recuerde que siempre es necesario dedicar tiempo al descanso. Hace unos años cuando mis hijos eran aún bebes, asistí a  un cheque médico; al revisar los exámenes y evaluar el riesgo familiar, el doctor me recomendó hacer ejercicio regularmente, para lo que insistió debía inscribirme a un gimnasio y hacer al menos una hora diaria de ejercicios de cardio con asesoría de un instructor, lo anterior dado los riesgos que estaba evidenciando en mi historia clínica y con la evolución de los exámenes de laboratorio que le estaba presentando; mi respuesta automática fue que tenía un empleo de tiempo completo y dos pequeños que me requerían mis cuidados, así que no podía sacar más tiempo fuera de lo que dedicaba al trabajo para irme en las noches a un gimnasio. El hombre sabiamente respondió “Si no te cuidas a ti, los pequeños estarán sin mamá dentro de poco”, esto fue algo que me dejó bastante inquieta, a partir de ese momento entendí que el cuidado de mi misma, debía ser una prioridad en mi vida.

“Las personas pasan las empresas perduran” Así que en unos años la empresa no recordará quién fuiste, tu familia siempre te recordará como el padre o la madre que formó un hogar.

Otras entradas de interés

 

cuidArte, el Arte de la transformación

Imagen tomada de Pixabay.com

AUTOCONOCIMIENTO Y CONOCIMIENTO DEL ENTORNO

El arte del liderazgo tiene componentes que han evolucionado a través de la historia de la Humanidad, se han perfeccionado y vuelven a sus orígenes;  hemos sido permeados por diversas corrientes y estilos de liderazgo, desde el humanista de Jesús,  el estratega militar  Napoleón, las estrategias de oratoria y violencia de Hitler, las enseñanzas de Gandhi, en fin, son muchos los líderes que han dejado huella en  la historia y nos han marcado unos caminos a seguir,  algunos han sido ejemplo de lo que no debe ser un líder y otros han sido nuestros modelos y mentores.  Estos líderes han tenido algo en común y es que tienen un propósito,  algo que hace sentido para ellos y luchan por alcanzarlo.

“Ser líder empieza con liderarse a sí mismo”,  esta frase puede ser reveladora ya que invita  a reflexionar sobre la posición de líder en la organización,  en la familia y en la sociedad. Los procesos de desarrollo profesional,  invierten mucho tiempo en preparar a los profesionales para responder a los modelos y teorías de administración y liderazgo,  trabajan enfocados en temas relacionados con el  cómo ser mejor líder,  cómo mejorar  los procesos,  cómo hacer que los equipos sean más productivos,  cómo ser un líder ejemplo para el equipo y van  dejando de lado los aspectos más importantes que son los que tienen que ver con el ser humano que es el líder, su esencia personal y social.   Entender el cómo hacer las cosas es importante y genera satisfacción y sensación de logro al ver los  resultados obtenidos,  pero entender cuál es la real motivación  para hacer lo que hace,  eso si que genera sentido de propósito.

Empezar a preguntarte  ¿para qué?  puede ayudar a generar una reflexión sobre el sentido de tus actos y entender que en algunos momentos el liderazgo está  marcado por un gran ego, que te  impide reconocerte y aceptarte como un ser vulnerable.   “Nadie logra liderazgo en otros sin estar trabajando en sí mismo”;   el proceso de transformación personal requiere reflexión y autoevaluación permanente;   cuando aceptas y te haces cargo de tu vulnerabilidad,   cuando aprendes a cuidarte,  cuando vives en el presente, dándole sentido y propósito a tu actuar,  en ese momento te estas transformando en un nuevo ser humano.

“Nuestros pensamientos, se convierten en formas invisibles de la mente que están continuamente a nuestro lado y nos rodean. A su debido tiempo, por la acción regular de la eterna energía creativa, las formas mentales invisibles se producen en forma material, y entonces te ves rodeado por tus propios pensamientos convertidos en cosas materiales”  Wallace Wattles.

Herramienta- El código 10 para la toma de decisiones

Códigos 10,  son palabras codificadas destinadas a representar nombres, lugares, situaciones y frases comunes de manera rápida y estandarizada en las comunicaciones vocales; fueron muy utilizados en los cuerpos policiales y para las transmisiones de radiofrecuencia,   ante un llamado de código 10 se debía tomar una decisión de acción de forma rápida y oportuna.  Estos códigos han desaparecido,  debido a la incursión de nuevas tecnologías de comunicación.

En la numerología el 10-10-10 representa el comienzo en un nivel espiritual. Al igual que la exaltación antes del nacimiento, representa la transformación espiritual que viene de antes del cambio físico. La falta de preparación para el cambio, especialmente cuando no estamos seguros de lo que está llegando, desemboca en inquietud, falta de seguridad, e incluso miedo.

Vivimos abocados a una constante rutina, lo cual no está ni bien ni mal,  es solo  rutina; cada quien debe evaluar si ésta le  ayuda a alcanzar su felicidad o al contrario lo está convirtiendo en  esclavo. Si eres infeliz en tu trabajo,  con tu estado físico o con tus relaciones,  si   sientes que  estás enfermando,  que aquello que haces  no te ayuda a crecer y a desarrollarte plenamente,  pregúntate ¿Por qué sigo haciendo algo que no me ayuda a crecer como persona, no me produce bienestar  y  no me permite ser feliz?  La esclavitud se acabó hace muchos años, podemos ser libres y felices.

El individuo que hace las mismas cosas siempre, tendrá el mismo resultado siempre. Por lo tanto si el resultado que estás obteniendo no te llena de satisfacción y logro,  algo debe cambiar.

Como bien nos lo enseñó Albert Einstein, para obtener resultados diferentes debemos hacer cosas diferentes y aún más importante debemos ser diferentes. Cada que aprendemos algo nuevo, cuando nos abrimos a nuevas oportunidades,  en el momento que  entendemos la existencia de otras formas de solución y aceptamos  que no somos los únicos con la verdad absoluta,  nos convertimos un individuo con mayores posibilidades de obtener nuevos y mejores resultados.

 

Al declararnos como un “aprendiz permanente”,  nos damos permiso de ver diferentes maneras de hacer las cosas, de   entender que no tenemos la vedad absoluta  y nos damos la oportunidad obtener  cada día nuevos y mejores resultados.

Susy Welch, en su libro 10-10-10,  nos invita evaluar las decisiones que tomamos utilizando las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las consecuencias de mi decisión en 10 minutos?,  ¿Qué impacto tendrá en   10 meses?, ¿Qué pasará en  10 años?

El código 10,   te invita a mirar los cambios como una oportunidad de aprendizaje permanente,   un llamado a dejar la esclavitud y tomar el control de tu propia vida.

 

Vivir el presente

Hoy tomé la decisión de vivir el presente…..; esta es una de las declaraciones más poderosas que puede realizar el ser humano; el  gran poder de esta declaración,  consiste en la capacidad de ejecución, en la posibilidad de generar acción;  la acción   solo se pueden realizar en  presente; no puedo realizar cosas en el pasado ni en el futuro, solo las puedo hacer en el presente;  podríamos inventar la máquina del tiempo, para devolvernos o adelantarnos a una fecha específica,  y si así fuera también estaría en el presente,  me devolvería en el tiempo y viviría en un tiempo presente diferente;  el futuro está determinado por la acción en el presente y solo cuando tomo la decisión de vivir el presente,  puedo realizar acciones que permiten construir el hoy para el  futuro;   una vida sin acción genera la frustración de no haber hecho nada en el pasado y el peso de ese pasado es una carga muy dolorosa para algunas personas;  solo cuando se toma acción sobre algo se puede encontrar la solución a un problema o a una encrucijada del alma.

¿Cuánto tiempo dedico a vivir en el pasado?

¿Qué cosas del pasado me causan dolor?

¿Qué me cuesta soltar?

¿Qué cosas del presente no me tienen satisfecho?, ¿Qué hice o dejé de hacer en el pasado para tener estas cosas que no me tienen satisfecho?

 

El pasado ya no existe,…..

El pasado ya no existe,  se me ha ido de las manos,  pasó y me dejó una huella que me determina;  una huella que me hace reaccionar frente a las situaciones que vivo en el    presente;    es un tiempo que se fue y no podré recuperar,  las acciones que realicé en el pasado me determinan en el presente,  soy el resultado de las decisiones que tomé:  la carrera que elegí estudiar,  el empleo que elegí tener, los amigos con los que compartí, los sitios que visité,  cada vivencia del pasado  forma un cúmulo de experiencias y vivencias que me  constituyen en el  ser  que soy,  y me hacen  reaccionar o  tomar las decisiones que tomo en el presente; sin embargo el pasado ya no está,  la huella que dejó es el resultado de la decisión que tomé en ese tiempo que  fue presente.  El día pasado fuera bueno o malo, ya pasó,  y hoy no puedo hacer nada para recuperarlo,  para cambiarlo o para tomar decisiones diferentes.  Los éxitos del pasado me  han generado el bienestar de hoy, los fracasos del pasado me han proporcionado el aprendizaje de hoy,  por lo tanto la maleta del pasado la voy a soltar para poder vivir los nuevos aprendizajes y experiencias del presente.

¿Cuánto tiempo dedico a vivir en el futuro?

¿Qué cosas estoy soñando y qué estoy haciendo hoy para conseguirlas?

¿Qué de mi presente no me gusta,  y que estoy haciendo para cambiar mi futuro?

…..el futuro no ha llegado….

El futuro es una promesa que se construye en el presente,  invertimos mucho tiempo a pensar  en el futuro,  desde niños nos enseñan a pensar en el futuro,  a soñar y a realizar cosas para asegurar el futuro,  ahorramos para el futuro, estudiamos para el futuro, trabajamos para el futuro y en algunas ocasiones dejamos de vivir el hoy para estar en el futuro; hoy me he tomado la decisión de vivir el presente,  de construir en el presente sin dejar e soñar,  a vivir el tiempo  presente,  a estar  en  conexión con mi tiempo.

…..el presente es un regalo”.

El presente, es el regalo que tengo hoy,  es el día que me han dado para vivir,  solo tengo el hoy para hacer que el futuro sea lo esperado,  solo tengo el hoy para hacer que los sueños se conviertan en  acciones para hacerlos realidad.  La acción es la única opción que tengo para volver realidad mis sueños, y esta solo es posible de realizar en el presente, por lo tanto voy a vivir el momento presente. Hoy he  tomado la decisión de disfrutar este reglo,  hoy vivo el presente.

El pasado ya no existe, el futuro no ha llegadoel presente es un regalo”.